LA SEGURIDAD COMO FUENTE QUE PRODUCE GANANCIAS

Por Scott Schneider

Durante años, los expertos en seguridad ocupacional de la industria de la construcción han sido instruidos sobre la necesidad de promover las buenas prácticas de seguridad en los centros de trabajo. En otras palabras, demostrar como mejorar las medidas de seguridad paga dividendos cuando se comienza desde el nivel más bajo. Sin embargo los beneficios –menos gastos por lesiones, menos compensaciones por accidentes y mayor productividad– son difíciles de calcular.

¿Cuál es la probabilidad de que ocurra una lesión o muerte por accidente laboral?

Con 750 muertes anuales ocurridas en decenas de miles de proyectos de construcción, el riesgo de fatalidades luce relativamente bajo. Cerca de 75,000 lesiones serias que conllevaron pérdida de horas laborables fueron reportadas cada año en el sector de la construcción. De hecho, la posibilidad de que ocurran accidentes en cualquier otro lugar de trabajo son mayores.

No obstante, la pérdida de dinero por lesiones que afectan las horas de trabajo varía de sector en sector. Después de todo, las lesiones graves producidas por caídas, lastimaduras de espalda y de extremidades mantienen a los trabajadores fuera de la línea de producción, pero a un costo muy diferente. También están los gastos no previsibles. Aparte de la pérdida de vidas, ¿Cuánto una lesión de un trabajador puede costarle a una compañía en cuanto a productividad, reputación o en cuanto a la posibilidad de obtener y completar futuros proyectos de construcción? Abogar por promover la seguridad a veces puede resultar una tarea ardua y retante.

El problema que enfrentan los dueños de proyectos de construcción es cuándo deberían mejorar las medidas de seguridad si el análisis de gastos no favorece esa acción. El dinero invertido en las mallas de seguridad para evitar caídas, por ejemplo, podría considerarse menos beneficioso que invertirlo en otra área del negocio o mejor asignarlos al fondo de ganancias de la empresa. Pero, ¿Todo tiene que justificarse con tal de ahorrarle dinero a la compañía? Mientras más patronos se fijan en la línea de abajo, la pregunta es si ellos están enfocados en lo inmediato o tienen una visión a largo plazo.

En LIUNA (LHSFNA) trabajamos con compañías que tienen un buen programa de seguridad laboral. Con pocas excepciones, esto es así porque existe un compromiso que comienza en los altos niveles administrativos. Cuando le pregunto a los dueños de negocios por qué tienen en su empresa un buen programa de seguridad, nunca me dicen “porque me ahorra mucho dinero”, aunque ello es cierto. La realidad es que en sus respuestas ellos destacan las experiencias de muertes o lesiones graves en los centros de trabajo y su interés y compromiso de que no se repitan. Para esas personas, ahorrar dinero es un efecto secundario del compromiso prioritario con la seguridad laboral.

Paul O’Neill, ex principal oficial corporativo de la empresa Alcoa, amenazó una vez con despedir a su director de Seguridad Laboral si asumía la postura de justificar ese programa porque era una manera de ahorrar dinero. O’Neill argumentó que si los trabajadores consideraban que la empresa solo se preocupaba por la seguridad para ahorrarse dinero, entonces el programa se perjudicaría. Un año después de las declaraciones de O’Neill, de que la seguridad de los trabajadores era lo primordial por encima del costo, la incidencia de lesiones y accidentes en el trabajo se redujo y la compañía aumentó sus ganancias.

Mientras los costos no pueden ser ignorados, especialmente para los pequeños negocios que tienen menos dinero para invertir en mejoras a su programa de seguridad, tampoco esos costos deben ser un impedimento. Los costos no deben utilizados como una justificación para no proteger a los trabajadores o para no cumplir con los requerimientos de OSHA.

El foco debe estar en desarrollar maneras costo efectivas de proteger a los trabajadores, no en ignorar la seguridad laboral. El dinero habla, pero no debe impedir que la seguridad en el empleo sea la prioridad.

 

 Scott Schneider es el director de Salud y Seguridad Ocupacional para LHSFNA